Dormirá mejor cuando cumpla 6 meses... o no


No es una sorpresa que la edad más común, en que nos contratan para hacer sleep trainning es a los 6 meses de los bebés y es que hay tantas cosas sucediendo en esta etapa, que por supuesto afectan el sueño de estos pequeños.

A medida que va madurando el ciclo de suelo de un bebé, es muy probable que haya empezado a hacer microsiestas. Proablemente ya hayan empezado con sólidos, y las tomas de leche se muevan alrededor de esto, además de (en algunos casos) la llegada de los primeros dientes.

Muchos papás y mamás, tienen la esperanza que siendo un “poquito más grandes”, llegando a los 6 meses, sea la edad mágica en que la etapa de no dormir termine, porque ya no son bebés “recién nacidos” y por lo tanto, deberían dormir mucho mejor… Desafortunadamente eso no sucede…

Otros pueden ser víctimas de uno (o muchos) de los conceptos erróneos sobre esta edad y esta etapa ... Entonces, echemos un vistazo a los obstáculos que podría esperar encontrar alrededor de los seis meses, y algunos consejos para superarlos.

UNA EDAD DIFERENTE PIDE TÉCNICAS DIFERENTES

Una de las fuentes iniciales de frustración para los padres cuando sus hijos alcanzan la edad de seis meses es que las técnicas que habían funcionado para que su recién nacido se durmiera, ya sea meciéndose, acariciando, envolviendo etc., dejan de funcionar. En pocas palabras, los niños los superan y comienzan a luchar contra sus esfuerzos.

A menudo, esta es su forma de decirle que están listos para establecerse. Con esto no me refiero a simplemente dejarlos y alejarse; eso tampoco necesariamente va a funcionar. Pero significa que puede comenzar a retroceder un poco y apoyarlos para que duerman ellos mismos, en lugar de confiar en que solos llegarán ahí.

VENTANAS DESPIERTO

He mencionado que seis meses es un tiempo de grandes cambios: ha habido mucha progresión para llegar a este punto. Tu hijo habrá pasado de las ventanas despierto de 45 minutos, como recién nacido, a 2.5 horas seguidas a los seis meses de edad, o al menos cerca de ese tipo de ventana. Si su hijo no ha progresado y alargado sus tiempos de vigilia a lo largo de esas líneas, es posible que ahora no tenga suficiente tiempo despierto en un tramo, lo que puede significar que no dormirá bien durante el día.

COMBATIENDO EL TERCER PASO Y LA NECESIDAD DE CONSOLIDAR

Hablando de sueño diurno, la mayoría de los niños de seis meses todavía tienen tres siestas al día (la mayoría están listos para caer a dos alrededor de los siete u ocho meses de edad). Sin embargo, a los seis meses, es probable que tu pequeño comience a luchar contra su tercer siesta. A esta edad, esta siesta es a menudo asistida, en el cochecito mientras sales a caminar o en el automóvil. Es una siesta corta (a veces solo de 10 a 15 minutos) para ayudarlos a llegar hasta la hora de acostarse, porque si se van a la cama cansados, se despertarán más durante la noche.

Encontraremos que los niños de 6 meses, rechazarán o dejarán por completo su tercera siesta cuando estén listos, ya sea que estén durmiendo al medio día o no. Por eso es tan importante cuidar la siesta y ayudarlos a consolidar su sueño. La hora de acostarse está muy lejos para un niño que duerme solo 45 minutos, en lugar de un par de horas, al medio día. Del mismo modo, ayudarlos a consolidar su sueño durante la noche también tiene un efecto de flujo hacia siestas más largas y consolidadas. A esta edad, su hijo es biológicamente capaz de dormir entre cuatro y ocho horas durante la noche.

DEJAR ATRÁS LAS EXCESIVAS TOMAS NOCTURNAS

El hecho de que tu hijo sea biológicamente capaz no significa que de repente comenzará a dormir toda la noche. Si han estado haciendo muchas “tomas de leche dormidos" hasta este punto, ahora es el momento de dejarlo. A los 6 meses están durmiendo más profundamente, por lo que la alimentación a las hora de dormir, comienza a perturbar sus horas de sueño, lo que puede contribuir a más despertares durante la noche.

Además de eso, la alimentación desencadena respuestas hormonales y el proceso digestivo, lo que hace que el bebé se despierte aún más. En general, sabemos como adultos que comer no fomenta el sueño, por lo que obligarlos a comer aquí comienza a tener el efecto contrario a lo que pretenden.

MUCHOS CAMBIO CON LA LLEGADA DE LOS SÓLIDOS

Es muy común escuchar a padres emocioandos y aferrados a la creencia de que una vez que comience a comer sólidos, su hijo dormirá toda la noche. Estos padres hacen todo lo posible con la introducción de sólidos, a veces demasiado rápido, lo que puede causar un desequilibrio de leche / sólidos. Es común cuando comenzamos a trabajar con las personas para dejar una de las comidas sólidas a corto plazo, lo que nos permite aumentar su alimentación de leche durante el día nuevamente mientras disminuimos su alimentación de leche durante la noche.

La otra cosa que sucede al momento de "comenzar los sólidos" es que su bebé tiene que comenzar a producir diferentes enzimas. Sus microbios intestinales cambian y simplemente se sienten diferentes a medida que comienzan a digerir alimentos reales, todo lo cual puede afectar su sueño.

Esta es parte de la razón por la que los profesionales recomiendan comenzar introduciendo una comida sólida a la hora del almuerzo, de modo que si crea una interrupción es su siesta, no su sueño nocturno, que es, en última instancia, más importante.

Otro punto importante a considerar con la introducción de sólidos, y cómo interactúan con el sueño. Empieza dándole primero leche y después el alimento sólido los primeros días. Algunos padres separan tanto tiempo los sólidos de la leche, que se acercan mucho a la siguiente siesta. Otra opción es posponerlos hasta ella siguiente comida, donde toque tomar leche. Es un equilibrio delicado, pero el escenario que desea evitar es volver a tener comidas cada 2 horas (a través de la leche y los sólidos) como lo que tenían en los días de recién nacidos.

MOMENTOS DIFÍCILES ALREDEDOR DE LOS DIENTES

La dentición puede causar dolor e incomodidad; sin embargo, es poco probable que interrumpa por completo el sueño si ha establecido un buen sueño nocturno y su hijo tiene cierta capacidad para auto-calmarse.

Sin embargo, es común que los padres se sientan confundidos acerca de si la dentición está causando angustia o despertar a sus hijos. Un par de pequeñas pruebas que me gusta emplear:

¿Son felices durante el día y luego molestos durante la noche? Si este es el caso, probablemente no sea la dentición. El crecimiento dental no es una actividad estrictamente nocturna. Si los problemas surgen a la hora de acostarse, es más probable que sea un problema de sueño.

Ofrezca alivio del dolor una noche y vea cómo están en 20 minutos. Los analgésicos tardan 20 minutos en activarse y efectivamente alivian el dolor, por lo que si se acomodan silenciosamente para dormir en esa ventana, bien podría haber sido un dolor que los haya interrumpido. Si todavía están molestos y molestos más allá de ese punto, no se trata simplemente de un problema de dolor.

A pesar de, o quizás debido a, la gran cantidad de cosas que están sucediendo a esta edad, seis meses es la mejor edad para comenzar a trabajar proactivamente para ayudar a que tu bebé duerma mucho mejor. Todavía no se arrastran, se paran para o caminan. No tienen hambre, ya que para entonces ya tiene una alimentación de pecho y / o biberón bien establecida. Ya no están en su etapa de recién nacido. Desafortunadamente, más allá de ese "punto óptimo" de los niños de seis meses, el entrenamiento del sueño se vuelve exponencialmente más difícil. Incluso las medidas más apropiadas para la edad tienden a encontrar más y más resistencia, así que comienza ahora y estarás preparando a tu hijo, y a ti mismo, para dormir bien.

Si necesitas ayuda para que tu bebé duerma mejor con gusto podemos ayudarte

#6meses #lecheparadormir #tomasnocturnasexcesivas

+52 1 55 37 34 57 21 
+52 1 55 21 06 11 57
+52 1 44 61 11 80 65

© A DORMIR ANGELITO 2018

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • Instagram - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
SÍGUENOS