¿Tu hijo usa cobija para dormir? Probablemente eso sea lo que lo este despertando.


Ahora que empieza nuevamente la época de frío, quisimos hablarles de las “cobijas” ¿Cómo algo tan insignificante como una cobija puede afectar el sueño de mi hijo? Pues no te imaginas lo importante que es el que una cobija esté o no a la hora de dormir, ésta puede afectar de manera significativa el sueño de tu hijo. Aquí una lista de cuando sí y cuándo no usarla según la edad de tu peque.

COBIJAS EN RECIÉN NACIDOS

Las cobijas sueltas en recién nacidos pueden resultar bastante peligrosas. Según la Asociación Americana de Pediatría (AAP) el riesgo de sufrir Muerte de Cuna o SIDS (por sus siglas en inglés) va de los 0 a los 12 meses y las cobijas pueden ser causantes de esto, debido a que hay un porcentaje de bebés que mueren por asfixia, pues en algún momento de la noche una cobija le puede quedar cubriendo la carita y obstruir su respiración.

Cuando un bebé es un recién nacido, en realidad se mueve muy poco...pero, a partir del mes, pueden empezar a tener mucha más movilidad. (A mis 2 hijas, al segundo mes que las acostaba en una dirección sobre su cuna, despertaban completamente de cabeza). Ahora, imagina esta situación con una cobija suelta dentro de la cuna. En algún momento le podría quedar sobre él obstruyendo la respiración.

TAPAR DEMASIADO A UN RECIÉN NACIDO

El tapar demasiado a un recién nacido puede causar que éste se sofoque, le cueste trabajo respirar y, por lo tanto, corra el riesgo de sufrir SIDS.

Si notas que tapaste a tu bebé y suda de la cabeza, aunque tenga manos y cachetes fríos, está demasiado tapado. Para saber la temperatura real de tu bebé toca su nuca. Nunca debe estar sudando.

Si vives en un lugar donde la temperatura es muy baja, procura usar un mameluco más grueso, calcetines, pañalero/camiseta de manga larga y si puedes, hacer taquito o ponerle un costalito a tu bebé. Usa una cobija o mantita ligera de algodón o muselina y recuerda, siempre siempre debes acostarlo sobre su espalda. La temperatura ideal de una habitación para dormir a un bebé según la AAP es de 21ºC.

BEBÉS DE 4 A 9 MESES

En el momento en que tu bebé cumpla 4 meses y/o se empiece a rodar debes de dejar de hacerlo “taquito”. Muchos papás nos dicen “pero es que se despierta” y puede ser que sí, pero también puede ser porque ya maduró su sueño y sus ciclos ahora tienen una duración de 2 horas y tu bebé despierta por completo entre ellos. Lo que nosotras llamamos la famosa “regresión de sueño de los 4 meses”.

Además imagínate a tu bebé rodando, y quedando boca abajo mientras está hecho taco, su carita podría quedar sobre el colchón obstruyendo su respiración.

Ahora, una cobija suelta con un bebé que empieza a tener más movilidad, nunca lo va a tapar, porque se mueven tanto que la cobija sale volando y en realidad nunca cumple la función de tapar a tu bebé; quedará echa bolas en algún rincón de la cuna.

Para tapar a un bebé de 4 a 9 meses puedes utilizar un costalito con cierre, tipo sleeping bag. Se lo pones arriba de la pijama y no importa cuanto se mueva, siempre estará tapado. Existen de diferentes tipos de tela y modelos con o sin mangas.

BEBÉS DE 10 MESES A 3 AÑOS

Los bebés de 10 meses a niños de 3 años ya tienen mucha más movilidad. Los bebés de 10 meses se empiezan a parar y a caminar alrededor de su cuna, si es que duermen en una, por lo que el costalito ya no es buena opción ya que no les permite tener movimiento en sus piernitas. Lo mismo para los gateadores expertos, en un costal no se pueden mover y, al contrario, se pueden frustrar porque les impide el moverse libremente.

Una cobija suelta para ésta edad, tampoco funciona porque para bebés menores de 12 meses sigue existiendo el riesgo de muerte de cuna por asfixia y también, quitando el riesgo, al tener una cobija sobre sus piernas se ponen a jugar. Levantan piernas y las bajan, suben, bajan, sube, bajan y la cobija vuela por el aire y ellos se ¡mueren de risa! La cobija voladora es lo más divertido del mundo en ese momento para ellos, así que si estaban medio adormilados, olvídate de que sigan así con la risa y la emoción de hacer volar a la cobija. Así que tampoco es buena opción, porque un “juego tan divertido” es completamente contraproducente a la hora de querer ir a dormir.

En realidad, es hasta los 3 años que empiezan a entender un poco el concepto de “cobija” y para que sirve realmente.

Para los niños que ya caminan sugerimos los trajecitos tipo “comando” que van encima de la pijama y no les quitan movilidad pero los mantienen calientitos.

Quita las cobijas y revisa que tal duerme tu hijo, a veces pequeños cambios como éste pueden hacer la gran diferencia.

Si definitivamente no es esto y necesitas ayuda para que tu hijo duerma mejor, con gusto podemos asesorarte.

Es real, sí es posible dormir toda la noche de corrido.

#muertedecuna #dormirmal #cobijassíono #bebés #toddlers

85 vistas
+52 1 55 37 34 57 21 
+52 1 55 21 06 11 57
+52 1 44 61 11 80 65

© A DORMIR ANGELITO 2018

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • Instagram - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
SÍGUENOS