ES QUE NO QUIERO QUE MI HIJO LLORE


"Es que no quiero que mi hijo llore"

Somos todos los papás del mundo ¡siempre!. Por supuesto que no queremos que nuestros hijos lloren. ¡Nunca! y que sean los más felices del mundo y que tengan la mejor infancia posible.

Pero aceptémoslo. Esto es irreal, y es que los bebés lloran, principalmente porque no hablan, no porque seamos malas madres; es su manera de decirnos que tienen frío, calor, hambre, sueño o quieren una dosis de apapacho.

O bien un niño de 2 años por ejemplo, llora porque se siente frustrado, recordemos que no domina el idioma, quiere un vaso amarillo, pero dijo rojo y tu osaste llevarle el vaso rojo…

Como papás debemos empezar a ver el llanto desde otra perspectiva y no pensar que lo vamos a traumar y marcar de por vida por cada lágrima derramada, porque solo nos haremos el camino más difícil.

Es obvio que pensemos esto, porque lo vemos desde nuestra perspectiva como adultos; nosotros lloramos cuando estamos tristísimos, devastados, tuvimos una fuerte pérdida o un dolor terrible… pero no es el caso de los niños, entendamos que los niños lloran porque no saben aún como lidiar con la frustración y en el caso de los bebés es su forma de comunicarse con nosotros.

Pensando desde este ángulo, seremos mejores padres, nos sentiremos más tranquilos al momento de poner límites y les ayudaremos a lidiar con las situaciones que les causen este llanto.

Pero ¿¿¿¿Cómo????

Aquí les ponemos una lista de esas situaciones donde hay lágrimas y podemos estar seguros de que seguiremos siendo buenos padres. Además siempre considera acercarte a un especialista que te pueda orientar a lidiar con situaciones de estrés.

5 SITUACIONES EN LAS QUE DEFINITIVAMENTE, SI LLORA, NO LO VAS A TRAUMAR

1.- EN EL COCHE

“Odia la sillita, entonces lo traigo en brazos” dijo la abuela con el niño en brazos, en el asiento delantero del coche. (Cuando viajen en carretera, al menos en México, fíjense, verán a más de uno) Y es que no importa que vayan en el asiento de atrás, un bebé NUNCA debe ir e brazos en el coche. Esto no es seguro para tu bebé, ni para nadie de los que viajan en el coche.

Los accidentes ocurren, incluso en distancias muy cortas, a baja velocidad y a unas cuadras de llegar a casa.

La seguridad de tu hijo no debería ser negociable y no podemos ceder ante esas lágrimas. Tu sabes que es por su bien. Ayúdale a entender y a lidiar con la frustración.

Busca un juguete divertido si es muy chiquito o haz un juego divertido, como contar coches rojos.

2.- EN LA ALIMENTACIÓN

“Mi hijo solo quiere cenar cereal azucarado con leche, ofrezco algo con verduras y llora” A quien no le suena conocida esta historia… y por supuesto nuestros hijos no van a dejar de hacer drama si caemos en la exigencia y volvemos a dar ese alimento que consideramos no es el mejor. No podemos ceder, están creciendo, están chiquitos y es cuando empiezan los buenos hábitos. Puedes negociar que ese cereal “divertido” sea para el fin de semana, pero no a las frutas y verduras que debe comer diario, aunque haga drama. Toma el sartén por el mango, no cedas y en pocos días dejara de hacer drama por su cereal, por otra parte, si cedes, no dejara de llorar hasta conseguirlo.

3.- SEGURIDAD

Hay situaciones en la que NO nos cuesta trabajo ser firmes y son un perfecto ejemplo para pensar en como actuar, para aquellas en las que si nos cuesta, y estas son en aquellas que son sobre su seguridad.

Recuerdo bien una vez que estaba picando cebolla con un hermosísimo cuchillo rosa mexicano. Por su puesto que a mi hija de 2 años le pareció super divertido y quería que se lo diera. Esto evidentemente no es posible, por nada del mundo, no importa el drama que haga, no había forma en que yo le diera ese cuchillo. No lo dudé ni un segundo.

Esto es lo que debemos hacer en las demás situaciones que para nosotros no sean negociables. Por su puesto hubo drama, pero fui firme y nunca lo volvió a pedir. Ojo en no caer en negociaciones o sobornos de nuestra parte o estaremos mandando mensajes erróneos.

4.- EL DULCE DE LA CAJA EN EL SUPER

A quien no le ha pasado que justo en la caja muere, llora y necesita ese dulce delicioso que viene en cajita con un ¡juguete adentro!, la primera vez es divertido, la segunda dices, “bueno no pasa nada”pero cuando vas corriendo solo por limones y tu hijo hace un super drama, te das cuenta que tienes que parar, y que no puede conseguir ese dulce cada vez que vas al super. Esto puede ser incluso una lección de vida, ya que las cosas no siempre son como uno espera y no siempre obtienes al instante lo que deseas. Se vale decir no y se vale aprender a recibir un no como respuesta.

5.- UNA 5TA MAMILA EN LA MADRUGADA

Esto va para aquellos niños de mas de 10kg, que van por su quinta mamila a las 3:00am. Aquí el comentario común es: “es que mi hijo me sigue pidiendo leche”

Hasta que no se la dejes de dar, no la va a dejar de pedir. El tema aquí es para los niños que se quedan dormidos mientras toman leche. Cada ciclo de sueño tiene una duración de 2 a 3 horas, termina y es cuando despertamos para ligar el siguiente ciclo de forma automática, repitiendo la misma situación en la que nos quedamos dormidos originalmente. Si tu hijo no se sabe dormir sin tomar leche, te va a seguir pidiendo un biberón cada vez que despierte. Esto se puede volver un problema, ya que si toma demasiada leche en la madrugada, no descansa bien y no cae en un sueño profundo, si usa para, no habrá pañal que resista, o si está aprendiendo a ir al baño, será un proceso más complicado, también puede empezar a afectar su alimentación durante el día. Por su puesto nadie que se tome un litro de leche en la noche va a querer despertar a las 7am a desayunar fruta, jugo y un huevo con espinacas…

Y no se trata de dejarlo llorar; hay que explicarle, hablar con el y enseñarle a conciliar el sueño por si mismo, es decir, dejarlo despierto en su cama o cuna, darle un beso de buenas noches y así se pueda dormir toda la noche de corrido.

Sí necesitas que te ayudemos en este proceso no dudes en contactarnos, es nuestra especialidad, lo logramos con nuestras asesorías personalizadas.

Y para terminar y agradecerte de que llegaste a leer hasta acá, te dejamos un video de una especialista que da tips para aprender a distinguir los diferentes tipos de llanto en recién nacidos. CLICK PARA VER VIDEO

#llorar #dormirdecorrido #lecheparadormir

+52 1 55 37 34 57 21 
+52 1 55 21 06 11 57
+52 1 44 61 11 80 65

© A DORMIR ANGELITO 2018

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • Instagram - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
SÍGUENOS