4 Razones por las que tu hijo no duerme bien

Levante la mano quien se identifique con esta situación:


Son las 7:00pm, el jovencito de 3 años ya está acostado en su cama...de repente lo ves salir de su cuarto porque tiene ganas de hacer pipí. Va al baño y regresa a su cuarto, pero a los 10 minutos te dice que tiene sed, y claro...¡sus juguetes también tienen sed! Hay que darles agua a todos, no se vayan a deshidratar durante la noche. Otra vez, lo llevas a su cama y después de un rato de silencio, cuando parece que por fin se durmió, te sientas a cenar, pero sientes una extraña presencia junto a ti...¡PUM! Ahí está tu hijo diciéndote que tiene miedo.


Todo lo que acabo de describir no son más que pretextos para no dormir, típico de un niño de 3 años que ya habla y tiene una súper imaginación. De nada sirve que a las 9pm le vuelvas a decir a tu hijo que no debió tomar tanta agua, que tuvo que haber ido al baño antes de irse a su cuarto, etc. Entre menos te enganches más rápido se irá a dormir. Mejor enfócate en revisar estas 4 razones por las que podría estar durmiendo mal tu toddler.


1. DEJÓ LA SIESTA ANTES DE TIEMPO

Sí, sí, tienen razón, les hemos dicho que la siesta desaparece a los 3 años, sin embargo, dejarla lleva un proceso. No se va de lunes a martes, sino que va haciéndose más corta con el paso del tiempo. Es más, podría dejar de dormirla diario y tal vez lo haga solo 1 día a la semana.


Si tu bebé aún tiene 2 años y se resiste a dormir siesta es probable que esté en regresión de sueño, ya sea por la edad o por alguna situación nueva en casa. Recuerda que el sueño de los niños es lo primero que se ve afectado cuando hay cambios fuertes en su vida o rutina: nuevo hermanito, cambio de casa, separaciones, nueva de escuela, pérdida de un ser querido, etc. Asegúrate de que duerma lo suficiente en la noche (entre 11 y 13 horas) para evitar que el cansancio acumulado se vuelva agotamiento. Sigue propiciando la siesta, cuidando que sea en el lugar adecuado y a la hora adecuada.


2. CAMBIO DE CUNA A CAMA

El que tu hijo necesite una cama en lugar de cuna con barandales no está relacionado con la decoración del cuarto, es un tema de edad y seguridad. Si tu bebé aún duerme en cuna, pero no sabe conciliar el sueño por sí mismo, no te recomiendo pasarlo a una cama con libertad total pues esto solo empeorará las noches.

La edad ideal para cambiar a los niños de cuna a cama es alrededor de los 3 años, OJO si tu hijo es feliz en su cuna, está seguro y todavía cabe puedes esperar un poco más...¡no hay prisa! Cada niño va a su ritmo. Inscríbete a nuestro curso de sueño online para bebés de 25 meses en adelante y entérate ¿cuándo? ¿cómo? hacer el cambio de cuna a cama.


3. MADRUGA O DESPIERTA MUY TEMPRANO

¿Es de los que despierta antes de las 5am con toda la pila para empezar su día? Probablemente esté agotado y justo ese cansancio acumulado está provocando que se duerma tarde y despierte muy temprano. Intenta acostarlo 15 o 30 minutos antes, aunque no se duerma inmediatamente ya estará en el ambiente ideal para dormir, libre de distracciones.

Otra razón para madrugar podría ser una siesta muy larga, prueba cortando 15 minutos durante varios días.

Pocas proteínas en sus comidas también pueden ser causantes de que quiera arrancar el día demasiado temprano o que no pueda volver a dormirse. ¿Qué tal está su dieta?

Por último, ¿hay luz o ruidos que lo despierten a esa hora? Compra un blackout, séllalo en las orillas y prende el white noise para evitar que tu angelito despierte antes de tiempo.

Si nada de esto funciona inscríbete al curso de Hijos Madrugadores, te explicamos 4 maneras de acabar con esos "buenos días" a las 4:55am.


4. MÚLTIPLES DESPERTARES NOCTURNOS

Si le sigues dando una mamila en la madrugada, es momento de parar. No solo te evitarás un problema dental a futuro sino que podrás cortar por completo con los múltiples despertares nocturnos.

Asegúrate de que tenga una dieta completa y balanceada, duérmelo a buena hora y lleva un ritual previo a las buenas noches.



Nosotras somos expertas certificadas en sueño infantil y podemos ayudarlos a superar las malas noches. No te resignes a ser mamá y no dormir.


¡Contáctanos!

+52 1 55 37 34 57 21 
+52 1 55 21 06 11 57
+52 1 44 61 11 80 65

© A DORMIR ANGELITO 2018

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

  • Instagram - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
SÍGUENOS