Quizá hayas escuchado este termino o quizá no… pero seguro lo has vivido junto a tu bebé. ¿A qué me refiero?

Bueno, acabas de tener a tu bebé, se han adaptado (o más o menos…) quizá esos primeros meses no han sido del todo fáciles, o quizá eres de las afortunadas que sí.

Tengo que decirte que la mayoría de las mamás nos sentimos agobiadas, así que ¡no estás sola! no eres la única y no estás haciendo todo mal.

Cuesta mucho trabajo tener tranquilo y descansado a un bebé, sobe todo cuando son recién nacidos. Cuando te acercas a los 4 meses y crees que por fin ya duerme “bien” de repente ¡algo pasa!

Se empieza a despertar cada hora durante la noche y en el día no para de llorar o está de malas… ya lo revisaste cambiaste, le diste de comer, lo intentas dormir y parece que nada está funcionando. Le hablas al pediatra y su diagnóstico es “tranquila es normal, tu bebé está sano,” y tu, aliviada pero confundida y un poco cansada, no sabes porque si esta sano y todo está bien no para de llorar y no puede dormir.

Si te suena familiar esta historia es que tu bebé acaba de pasar o está pasando por una “regresión de sueño”.

A los 4 meses todos los bebés pasan por esta etapa y es un periodo en el que se ajusta su ciclo de sueño. Pasa de ser un ciclo de 4 a 6 horas a ser uno de 2 a 4hr. Está madurando.

La buena noticia es que este proceso dura unos cuantos días. La mala es que habrá varias regresiones. También hay “ligeras” regresiones, nosotras las llamamos “mini regresiones de sueño” cuándo aprenden a sentarse, gatear, pararse y a caminar.

¿Cuándo son las regresiones de sueño?

  • 4 meses
  • 9 a 12 meses
  • 18 meses
  • 2 años

Lo importante es saber detectarlas y aprender a actuar. No entrar en pánico, no dejarse llevar por el cansancio y caer en prácticas, que no habías planeado específicamente para ti y tu familia, pero que te funcionan de forma momentánea y que a la larga te pueden resultar muy cansadas, como llevártelo a dormir a tu cama, arrullarlo, que se quede dormido tomando pecho, o tomando leche. Esto no tiene nada de malo si va con tu estilo de crianza y lo planeaste para tu familia.

El tema es cuando lo hiciste por desesperación y después de unos meses quieres dormir tranquilamente en tu cama y no puedes.

También están las regresiones de sueño, más grandes y se junta cuando tu pequeño pasa por un pico de “ansiedad por separación”. Simplemente tu pequeño está creciendo, su cuerpo, su cerebro están madurando y pasan a diferentes etapas. 

Conforme va creciendo, irá necesitando menos horas de sueño.

Lo que debes hacer cuando hay regresiones de sueño:

  1. Intenta que tenga al menos una buena siesta durante el día
  2. No siestas después de las 5:00pm
  3. Llévalo a la cama media hora mas temprano
  4. Aguanta, respira profundo y recuerda que es sólo cuestión de días

Y sí está siendo de un periodo muy largo y pesado con gusto podemos ayudarte a que todo regrese a la normalidad.

Checa nuestros cursos de sueño online o nuestras asesorías personalizadas

Cursos y Planes de sueño

#regresióndesueño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *